Expatriados: Claves para hacer la vuelta a casa más sencilla

16
Jul

asesoramientoBien, hablando claro, la solución a tal situación de desarraigo es bastante simple, al depender tan sólo de dos opciones: asentarse fuera o volver a casa. Como hemos planteado, volver puede no ser fácil, y de hecho, puede percibirse como empezar todo de cero una vez más. Sin embargo, hay formas de hacer tal transición más positiva. Los siguientes puntos harán más sencilla una repatriación:

  •   Asume el cambio: Fallar en la planificación de los cambios puede ser el mayor contribuyente para experimentar dificultades. Por consiguiente, deberías estar preparado para encarar cambios en ti mismo, en otra gente, en lugares y en tu estilo de vida, como resultado del movimiento y del paso del tiempo.
  • Encuentra un apoyo en casa: Mientras estás fuera, es difícil organizar tu retorno. Tener un apoyo que pueda asistirte con asuntos administrativos y logísticos mientras buscas trabajo y/o piso es crucial para el proceso de retorno. Puede ser un miembro de tu familia o un buen amigo.
  • Usa la continuidad de ciertas cosas en tu beneficio: Sin importar el tiempo que hayas pasado fuera y el país en el que hayas vivido, hay ciertas cosas que permanecerán iguales en casa. Ya sea la gente, lugares y/o actividades. Identificar esas cosas que no han cambiado, retomarlas y centrarte en ellas puede aliviar la transición.
  • Encuentra gente similar: Con la vuelta a casa, a veces tendrás que afrontar un tibio interés por tus experiencias fuera (exactamente en un momento en el que quieres compartir esas enriquecedoras situaciones que has vivido). Sin embargo, para la familia y amigos que no lo han experimentado es difícil comprender todo lo que supone. Por eso, encontrar un grupo de gente con experiencias similares puede ser un buen canal no sólo para compartir esas experiencias sino también para ampliar tus círculos sociales estableciendo uno nuevo.
  • Planea el futuro: Seguro que hiciste planes sobre dónde vas a vivir, trabajo, actividades etc. cuando te marchaste. Justo lo mismo es válido para tu vuelta. En otras palabras, merece también la pena planear a tu regreso como será esta nueva fase de tu vida, siendo optimista, abierto de mente y alertado de los retos y diferencias que te esperan cuando ya estés en lo que llamas “casa”.

Fuentes: http://www.club-mba.com/