Puntos a tratar con el candidato previo a una asignación internacional. Segunda parte.

Puntos a tratar con el candidato previo a una asignación internacional. Segunda parte.
3
Jul

Como veníamos comentando en nuestro post anterior, cuando una persona tiene ante sí la oportunidad de una asignación internacional, ha de tener lo más claro posible los pros y los contras de esa decisión para abrazarla con todas sus consecuencias. Además de los temas financieros, también hay que tratar con el candidato los siguientes:

  1. Trámites de Inmigración: visados de negocios y estancia, permisos de trabajo o de estudios y cualquier otro trámite que se tenga que hacer, tanto el empleado como las personas que le acompañen. Suele ser una preocupación porque es internacionalmente conocido que suelen ser trámites engorrosos y algunas veces caros, por eso, explicar qué parte hará y cubrirá el empleado y qué parte la empresa es bastante importante. Igualmente si la persona quiere llevar mascotas o cosas de su propiedad como algún vehículo.
  1. Escolaridad para los hijos: la preocupación más importante es si van a haber lugares donde los hijos reciban la calidad en la educación que tenían en su país de origen, especialmente si van a un país menos desarrollado. También si para tener esa calidad hay que pagar bastante más de lo que pagan en su país de origen y si la empresa está dispuesta a cubrir la diferencia o no. En este punto hay que incluir temas como estudios universitarios y cursos extraescolares, puesto que la familia querrá que el cambio trastorne lo menos posible sus actividades normales.
  1. Repatriación: es importante explicar muy detalladamente lo que pasará en la repatriación, tanto si se hace cuando la tarea ha terminado con éxito, como si el caso fuera que no tuvo éxito en la misma.

Puede pasar que el candidato no lo comente pero que sí tenga en mente el qué pasará si decide quedarse en el lugar de destino al momento de tener que regresar, por lo tanto, si se saca ese tema a colación, como una posibilidad que puede darse, también será algo que el empleado agradezca.

  1. Los acompañantes: en especial si se trata de países menos desarrollados o más conflictivos que el país de origen, hablar del tema sin tapujos ni encubriendo nada de los posibles riesgos y lo que la empresa está dispuesta a dar (formación, compensación económica, sesiones informativas, etc.) para ayudar a los acompañantes a hacer la transición más llevadera.
  1. Emergencias propias del país al que se va: hablamos tanto de desastres naturales como de problemas políticos tales como golpes de estado o revueltas. Especialmente si se sabe que el país al que se va tiene tendencia a tener este tipo de dificultades, es importante comentar lo que la empresa espera de la persona y sus acompañantes en esas situaciones y muy en especial, la ayuda que está dispuesta a dar. Hay empresas que ofrecen el servicio de ayudar a empleados desplazados en caso de este tipo de crisis, si la empresa cuenta con esos servicios, será importante hablarlo con el candidato y ver con detalle lo que cubre.

Una conversación abierta y detallada sobre todos esos temas ayudará a despejar sus dudas e inseguridades, si se corona con una sesión informativa respecto al país de destino y tanto mejor con un viaje, por ejemplo, de fin de semana para visitarlo con la familia, hará sin lugar a dudas mucho más fácil el tomar decisiones.