Recomendaciones especiales para mujeres expatriadas. Segunda Parte.

Recomendaciones especiales para mujeres expatriadas. Segunda Parte.
15
Abr

Continuamos con las recomendaciones especiales para mujeres expatriadas. Comentamos en la primera parte que se trata de poner sobre la mesa los puntos en que las diferencias culturales y sociales pueden afectar especialmente a la mujer y que es importante tenerlas en mente para tomar decisiones y hacer una preparación mental desde antes de llegar al país anfitrión.

El acoso sexual a las mujeres en el trabajo también es una práctica habitual en ciertos países. Si el caso es que una mujer será enviada por parte de la empresa a un país donde es una práctica habitual, la solución pasa por dar formación al personal local de la empresa explicando taxativamente que ese tipo de prácticas no serán toleradas. Es un poco más problemático cuando se trata de la pareja o de las hijas del representante destinado, puesto que la empresa no podrá controlar los ambientes donde ellas se muevan, por lo tanto, es un punto más a investigar al igual que el tipo de soluciones que se puedan encontrar para que esto no sea un motivo de que la adaptación al nuevo país sea complicada.

La seguridad es otro factor a tener en cuenta. No sólo se trata de violencia de género, sino también de la costumbre de pegar a los hijos e incluso, en algunos lugares, a la esposa… ¡y a las trabajadoras! Esto último pasa, por ejemplo en Korea. Según el informe de WomanStats del 2012, los países con índices más bajos de seguridad para la mujer están en África Oriental, Asia Central y el Sudeste de Asia. Igualmente, en cualquier país al que vayas, investiga previamente respecto a prácticas como salir sola por la noche, tomar qué taxis, ten cuidado de a quién le das información personal, mantén en mente que en una gran cantidad de países las mujeres extranjeras son consideradas “exóticas” o “fáciles”. Si quieres ir sola a locales nocturnos, pregunta antes sobre cómo pueden ser vistas las mujeres extranjeras solas en dichos lugares.

Respecto a las prácticas que pueden resultarte difíciles de sobrellevar aunque no se te apliquen ni a ti ni a tu familia, las más impactantes:

–  Mutilación genital femenina o ablación: no es que te vayan a obligar a practicar esto con tus hijas, no, pero es una práctica normal en algunos países o regiones tales como África, Asia Suboccidental, Oriente Medio y Yemen.

Matrimonios con niñas: en algunos países, aunque esta práctica no sea legal, es una tradición mucho más antigua que las leyes que intentan evitarlo y en algunos incluso están buscando legalizarlo. Las regiones donde se practican matrimonios con niñas, incluso de 4 años de edad, son: África, Asia Central, Sudeste Asiático y Oriente Medio.

En conclusión: ser mujer decididamente no es un limitante para ir a vivir a otro país, ya sea porque te ofrecen esa oportunidad en la empresa en la que trabajas o que vayas acompañando a tu pareja o familia en esa aventura. Incluso, como hemos comentado, incluso el ser mujer puede ofrecer ciertas ventajas. Ahora, sí es conveniente investigar las diferencias culturales que puedas encontrar en el nuevo país específicamente respecto al trato a las mujeres para que no te tomen por sorpresa situaciones o prácticas que no te habrías imaginado e incluso que puedas ir preparada a cómo reaccionar y enseñarles también a tus hijas, si alguna de esas situaciones se os llega a presentar.