El idioma en el extranjero, un reto para el expatriado

El idioma en el extranjero, un reto para el expatriado
18
Feb

Las empresas multinacionales consideran la formación en idiomas un tema de gran importancia a la hora de asignar los procesos de expatriación a sus trabajadores.

La formación intercultural aumenta las probabilidades de éxito en el país de destino, favoreciendo la adaptación del expatriado y su familia a su nuevo entorno y la fluidez de las relaciones profesionales y personales.

Tanto antes como durante el proceso de relocation, es muy importante que el trabajador expatriado realice un esfuerzo extra en aprender y mejorar el nuevo idioma, para triunfar en su nueva etapa profesional mientras adquiere una base sólida de los principios que rigen el mundo de los negocios.

Tanto el expatriado como su familia van a salir de su ‘zona de confort’ para adentrarse en terrenos desconocidos hasta ese momento, por lo que necesitan estar preparados para afrontar posibles conflictos o situaciones que hasta ahora nunca habían experimentado.

Las opciones son muy variadas en estos casos, por lo que lo mejor es combinar varias modalidades de clases como clases online, telefónicas, presenciales e individuales para sacarle el máximo partido a su tiempo de preparación al cambio.

Además de desplegar todo su potencial en el trabajo, el expatriado también debe adaptarse a su nueva vida social y emocional, conocer gente y hacer nuevas amistades. Cuando un expatriado aprende un nuevo idioma, no puede ignorar la cultura, historia y características del país o la ciudad en la que vive.

Aprender a vivir en el extranjero y sacarle el máximo partido a su nueva ciudad es el principal objetivo del expatriado. Así, además de realizar cursos de idiomas, también es posible aprender una lengua de una forma más práctica, por ejemplo, realizando pequeñas excursiones, visitando museos y monumentos emblemáticos. De esta forma, conoceremos la historia del que ahora es nuestro país y entenderemos su cultura.

En el caso de que un expatriado haya sido trasladado a España, deberá realizar un curso de español y, por ejemplo, en el caso de Madrid, visitar El Museo del Prado, la Plaza Mayor y conocer ciudades emblemáticas como Toledo o Ávila.

En este proceso de aprendizaje social, relacionarse con locales es clave para que la mejora y perfeccionamiento del idioma sean progresivos. Para ello, existen cafeterías y pubs en los que tanto locales como expatriados, acuden a realizar sesiones de intercambio de idiomas.

Fusionar nuestras aficiones con el idioma es otra manera de aprender de forma rápida. Si te gusta la gastronomía, toma cursos de cocina y comparte tus platos y recetas con tu nueva red de amistades; practica deporte en las instalaciones más cercanas y aprovecha para leer en tu nuevo idioma esos libros que te apasionan.

Fomentar el aprendizaje de un idioma a través de la integración cultural en el país de acogida es el objetivo de los programas de formación de Expat Advisors.  Nuestro departamento, designado específicamente a la formación, organiza cursos y proporciona asesoramiento para ajustarse a nuevas necesidades culturales y profesionales del expatriado.