Gestión de la vivienda de un expatriado

Gestión de la vivienda de un expatriado
13
Feb

Hoy comienza una nueva aventura para ti. Emprendes un nuevo viaje hacia un destino, hasta ahora, desconocido. Nuevo país, nuevo idioma, nuevo trabajo, nuevos olores y sabores… ¿Qué es lo primero que se te ha venido a la cabeza cuando el responsable de recursos humanos de tu empresa te ha comunicado tu asignación internacional: la casa, los niños, la nueva oficina…?

Ya has cambiado de chip y solo piensas en todas estas novedades. La mayoría de los expatriados sienten más curiosidad por la novedad, que por lo que dejan atrás, como en el caso de la vivienda. Mientras que dure tu asignación internacional, ya sea a largo o a corto plazo, no debes descuidar la que hasta ahora ha sido tu hogar.

Tendrás que tomar decisiones, entre las que se encuentran el alquiler y la venta. En ambos casos, debes valorar que tu ausencia no te dejará libre de ocupaciones, ya que tendrás que seguir realizando ciertas tareas que hasta ahora formaban parte del día a día como, por ejemplo, las inspecciones técnicas, la limpieza, el estado del inmueble, posibles averías en los suministros de luz, agua y gas, etc.

Si te decantas por el alquiler, una vez que hayas formalizado el contrato de arrendamiento, deberás comenzar con los trámites burocráticos de altas y bajas de domiciliación de servicios y suministros, así como revisar el estado de la vivienda.

Es importante que tus nuevos inquilinos se sientan como en casa desde el primer momento. Entendemos que, tus prioridades, a partir de ahora, son la nueva vivienda y país de destino.

Si quieres dejar tu casa en buenas manos, en Expat Advisors disponemos de un servicio especializado en gestión de viviendas de trabajadores expatriados. Nos ocupamos de tu casa como si fuese la nuestra para que puedas disfrutar de tu nueva aventura.