La salud de un expatriado: precauciones sanitarias

La salud de un expatriado: precauciones sanitarias
17
Ene

Trasladarse al extranjero conlleva ciertos riesgos sanitarios que pueden poner en peligro la salud del trabajador, dependiendo de su país de destino.

Las enfermedades tropicales -propias de los climas cálidos-, los alimentos, la calidad del agua y las normas higiénico- sanitarias son factores a tener en cuenta tanto antes como durante del proceso de relocation.

Vacunas:  Asia y África son especialmente peligrosas. Enfermedades como la Hepatitis A y B, la malaria, la fiebre amarilla, la fiebre tifoidea, dengue, cólera, entre otras, requieren la inmunización del expatriado, que debe acudir a su médico para ponerse las vacunas necesarias con la antelación requerida en cada caso.

Alimentos y agua: los puestos de comida callejeros ofrecen comida barata y muy sabrosa que, sin embargo, no cumplen con la normativa sanitaria del país, lo que puede desembocar en diarreas o incluso en el hospital.

Tanto los alimentos como el agua contaminada pueden causar infecciones gastrointestinales que hasta pueden ser el origen de enfermedades infecciosas graves como la Hepatitis o el Cólera.

Por lo tanto, es importante que el expatriado tome ciertas precauciones como:

–          Lavarse las manos antes y después de manipular alimentos

–          Usar solamente agua embotellada, hervida o desinfectada y evitar las bebidas enfriadas con hielo

–          Comer alimentos frescos y evitar los recalentados

–          Evitar los productos lácteos que no estén pasteurizados o no han sido refrigerado adecuadamente

Kit de emergencias y supervivencia: independientemente del país en el que el expatriado se encuentre, es importante que, en situaciones de estrés, sepa dónde y cómo obtener asistencia técnica y sanitaria. Un primer paso es disponer de una lista con los números de teléfono del hospital más cercano y de emergencia local, policía y bomberos; la embajada o consulado de su país de origen, etc.

Si todavía no domina el idioma al 100%, puede prepararse palabras y frases clave para describir el problema médico específico en el idioma local.

Sistema sanitario: dependiendo del país en el que te encuentres, variará la cobertura sanitaria (Sanidad pública o sanidad privada). Es importante que el trabajador conozca los diferentes procedimientos médicos y medicamentos pueden o no estar cubiertos, así como la forma de pago. Por ejemplo, en España, se está implantando ya la Tarjeta Sanitaria Única para toda España, que facilita el acceso a la sanidad pública desde cualquier comunidad autónoma y agiliza los trámites burocráticos.  Sin embargo, en EEUU la sanidad es privada y los gastos corren íntegramente a cargo del trabajador.