El shock cultural de los trabajadores expatriados

El shock cultural de los trabajadores expatriados
9
Dic

El shock cultural afecta a todos los expatriados, ya sea su primer proceso de relocation o un trabajador que ya ha sido trasladado varias veces al extranjero.

Las diferencias culturales, los cambios de mentalidad, el idioma, la religión, las costumbres… provocan que la transición cultural del expatriado sea un proceso muy complicado, en el que existen varios estadios.

Una montaña rusa emocional: cada expatriado piensa, siente y vive de una forma diferente. Por eso, no todos experimentan cada una de las fases del shock cultural de la misma forma y en el mismo orden. No necesariamente tiene que ser un nuevo país. Puede ser una nueva escuela, ciudad, organización o familia.

Ansiedad, nerviosismo, desarraigo, desesperación… son algunos de los primeros síntomas que se manifiestan y son también una parte esencial del proceso de transición que el expatriado debe trabajar, ya que son el primer paso para la integración cultural. Sin embargo, para algunos trabajadores la solución es la vuelta a casa, sobre todo, en aquellos casos en los que la expatriación supone un cambio cultural drástico.

Felicidad, tristeza, sentimientos positivos y negativos provocan  en el estado de ánimo del expatriado cambios continuos, subidas y bajadas emocionales como una montaña rusa.

Contrarrestar los efectos: normalmente los que más problemas sufren para adaptarse al nuevo destino suelen ser los familiares del expatriado. Por eso, las empresas de relocation apoyan y preparan con programas de entrenamiento de competencia intercultural, mentoring cultural, etc

El camino hacia la integración: el shock cultural es un proceso doloroso, pero necesario. Con esfuerzo y tenacidad el trabajador acaba comprendiendo la cultura anfitriona, sus hábitos, modo de vida, costumbres, ideología… y el sentimiento inicial de desarraigo se acaba convirtiendo en la sensación de pertenencia a su nuevo país.

Con el fin de facilitar la adaptación del expatriado a su nuevo país, Expat Advisors dispone de un departamento designado específicamente a la formación y preparación al cambio para desarrollar las competencias interculturales con programas de inmersión y mentoring cultural.